miércoles, 19 de marzo de 2014

Retinopatía diabética (Una de las principales causas de ceguera)



La diabetes es una enfermedad crónica que de no estar bien controlada pueden desarrollarse diversas patologías en los ojos. Aumenta el riesgo de padecer glaucoma, cataratas y otros problemas oculares.

La retinopatía diabética es causada por daño a los vasos sanguíneos de la retina, la capa de tejido en la parte posterior del interior del ojo. La retina transforma la luz y las imágenes que entran en el ojo en señales nerviosas que son enviadas al cerebro.






La prevalencia de la diabetes está aumentando debido al cambio en el estilo de vida de la población y al aumento de le gente senil, llegando incluso a más del 10% en algunos países. En 20 años, 90% de los casos de diabetes tipo 1 y 60% del tipo 2, tendrán alguna forma de retinopatía y de ellas, 5% requerirá de tratamiento para evitar una ceguera irreversible.

La retinopatía diabética es la tercera causa de ceguera irreversible en el mundo, pero la primera en personas de edad productiva (16 a 64 años) en países en vías de desarrollo, generando grandes pérdidas económicas. La Organización Mundial de la Salud estima que la retinopatía diabética produce casi 5% de los 37 millones de ciegos del mundo.
 
En México la diabetes es más común en población indígena y en personas con bajos niveles educativos. Según la OMS, 170 millones de personas estaban afectadas por diabetes en el año 2000 y aumentarán a 370 millones para el año 2030, lo cual representa 86% de aumento. En Latinoamérica, aumentarán de 13.3 millones a 33 millones para el año 2030 (incremento de 148%). El aumento se debe a la urbanización asociada a un estilo de vida más sedentaria y a la epidemia de obesidad, derivada de mayor prosperidad y reducción de la actividad física.




Síntomas:

Normalmente es asintomática hasta que el daño a los ojos es grave. Los principales síntomas son:
  • Visión borrosa y pérdida lenta de la visión con el tiempo
  • Manchas en la visión
  • Sombras o áreas de visión perdidas
  • Dificultad para ver en la noche
  • Sangrado del ojo

Diagnostico

En general el diagnostico se realiza mediante un análisis del ojo con un oftalmólogo.

  • Fondo de ojo realizado por el oftalmólogo
  • Fondo de ojo con cámaras fotográficas



Retina con retinopatía

Control

Un control metabólico estricto con determinación de hemoglobina glucosidada (HbA1c< 7%), un control de la hipertensión arterial y de los lípidos (reducción LDL-C) retardan la progresión de una retinopatía diabética.

Tratamiento:

  • Fotocoagulación con láser.
  • Terapia médica intravítrea.
  • Tratamiento quirúrgico: Vitrectomía.
El riesgo de pérdida visual y ceguera se reduce con un control metabólico estable, una detección precoz y un tratamiento adecuado.
 

Un examen periódico y el tratamiento no eliminan todos los casos de pérdida visual, pero reduce considerablemente el número de pacientes ciegos por esta patología.

El 90% de los casos de retinopatía diabética proliferativa inicial tratados con fotocoagulación en forma oportuna y adecuada, logran detener o evitar su progresión.

 
Factores de riesgo:
  • Duración de la enfermedad.
  • Mal control metabólico (Hiperglicemia).
  • Hipertensión arterial.
  • Hiperlipidemia.
  • Desconocimiento de la enfermedad.
Prevención:
  • Llevar un control metabólico adecuado
  • Ir con el oftalmólogo por lo menos una vez al año (La ceguera por RD es prevenible en 80% de los casos con una detección y tratamiento temprano asociado a un manejo general)
  • Realizar ejercicio
  • Informar a la población sobre los riesgos visuales que conlleva la diabetes (No afecta la visión hasta etapas muy tardías, por lo cual, es necesaria la educación temprana del paciente).

Fuentes:
http://www.paao.org/images/Downloads/spanish/pdf/GuiaPracticaRetinopatia2011.pdf
http://www.imo.es/patologia/retinopatia-diabetica/
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/001212.htm