Prevención y cuidados

Regula tu dieta y has ejercicio

Prevenir el diabetes tipo II no es difícil, solo se necesita cambiar un poco nuestro estilo de vida haciendo actividad física diario y reduciendo el consumo de grasas y calorías.
 
Si es una persona sedentaria o con sobrepeso, lo mejor es comenzar a hacer un poco de ejercicio y bajar algunos kilos. Reducir de peso puede ayudar a mejorar los receptores de las células en la diabetes tipo II. Es importante no comer mucha sal, ni alcohol o bebidas azucaradas como el refresco, toma agua natural diariamente, agrega frutas y verduras a tu dieta. Si puedes camina o vete en bicicleta hacia tu trabajo. Sin embargo, siempre regula tus cantidades de glucosa, demasiado ejercicio puede causar hipoglucemia.
 
Date un tiempo para dormir ocho horas diarias y practica alguna rutina de ejercicio o deporte. Evita comer comidas como chicharrones, dulces, pozole, comidas grasosas, reduce el consumo de panes, harinas, tortillas y de ser posible cocina sin aceite.
 
Si no soportas la comida desabrida hay muchos edulcorantes que te ayudan a endulzar tus bebidas o postres. Pero de preferencia no hagas mucho uso de ellos.
 
Algunas frutas son demasiado dulces, sin embargo podemos consumirlas con moderación como es el caso del mango, chirimoya, uvas, chickoo y plátanos. Las frutas secas son demasiado dulces por lo que es mejor evitarlas sobre todo higos y dátiles. La mayoría de jugos son muy dulces y se absorben rápidamente por lo que hay que consumirlos con precaución. Los procesados hay que eliminarlos de nuestra dieta si tienen altas cantidades de azúcar o contienen jugo de maíz. Lo más adecuado es distribuir varias porciones frutales a lo largo del día y no comer todo en un solo momento.

 
No dejes de tomar tus medicamentos
 
Es recomendable seguir una rutina, siempre dormirte, comer, hacer ejercicio y tomar tus medicamentos a la misma hora. La glucosa te aporta energía, si no te tomas la medicina, no la aprovecharas, te provocaras hiperglucemia, tendrás un desequilibrio electrolítico, te deshidrataras y podrías morir.
 
Si eres insulinodependiente carga una placa o tarjeta con la leyenda de que necesitas insulina, de que tipo y en qué cantidad, será muy útil esa información para un medico en caso de un accidente.
 
Consigue un termo para que lleves insulina contigo en todos tus viajes y también siempre carga con tu glucómetro y algún dulce (en especial si tienes diabetes tipo I para prevenir una hipoglucemia que es el principal efecto secundario de la insulina).
 
Siempre observa y conoce tu cuerpo. Trata de conocer los síntomas que te avisen de una posible hiperglucemia o hipoglucemia. Normalmente cuando tienes los niveles altos de glucosa sientes sueño, dolor de cabeza, cansancio y muchas ganas de orinar o cuando tienes los niveles bajos te da frió, tiemblas, hormigueo en las extremidades, visión borrosa, cansancio y cefalea. Debes hacerte un dextrostix tres veces al día o en su defecto cada vez que te sientas mal

 
No fumes 

El cigarrillo te causa cáncer y es muy nocivo para el endotelio, la parte interna de las venas y las arterias. Unas de las complicaciones más comunes de la diabetes son la ceguera, disfunción eréctil, pérdida de alguna extremidad, daño renal y daño a los nervios. Todas estas complicaciones se producen cuando se dañan las pequeñas y las grandes arterias. Las sustancias tóxicas del cigarrillo aceleran y empeoran los daños en los vasos sanguíneos.


Revisa tus pies y mantente limpio 

Los pies son una de las partes del cuerpo que más debe cuidar un diabético. La diabetes al dañar las arterias de las piernas y los pies disminuye la sensibilidad y la capacidad del cuerpo de autorrepararse. El uso de calzado apretado puede lastimar los pies sin que la persona se dé cuenta. Muchas veces se producen infecciones y úlceras que terminan por causar la amputación del miembro comprometido. Si eres diabético, siempre debes revisar tus pies antes de dormir.
Los diabéticos somos inmunodeficientes por lo que somos susceptibles a mayor cantidad de infecciones que la gente normal. Patógenos como hongos, bacterias, parásitos y virus es un peligro latente. Para evitar los primeros es recomendable bañarse diario. Igualmente si tienes alguna herida expuesta debes lavarla todos los días para evitar infecciones.


Visita regularmente a tu médico y oftalmologo

 
El diabetes es una enfermedad crónica que no tiene cura y debes tenerla siempre controlada para ello visita al médico una vez al mes. Los problemas de la vista son comunes. Pueden provocar incluso ceguera por ello debes ir al oculista por lo menos cada año.

 
Fuentes:
http://www.who.int/diabetes/action_online/basics/es/
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/diabetes.html
http://www.diabetes.niddk.nih.gov/spanish/pubs/riskfortype2/index.aspx#aumentan