Tratamiento y control

El diabetes tipo II puede contrarrestarse con un cambio en la dieta, rutina de ejercicio y bajando de peso.
 
El diabetes tipo I no tiene cura y necesita tratarse con la administración diaria de insulina. Inyecciones diarias durante toda la vida, en diferentes combinaciones: insulina de acción breve y de acción prolongada; tratamiento intensivo mediante sendas inyecciones antes de las comidas; inyecciones de insulina una o dos veces al día; bomba de insulina. Sin embargo en países pobres no es fácil conseguir la hormona.
 
El tratamiento de cualquier tipo de diabetes consiste en reducir y regular los niveles séricos de glucosa manteniéndolos en un rango de 90 mg/dL - 120 mg/dL.
 
Es importante regular los niveles de para reducir el riesgo de una enfermedad renal, ocular, nerviosa, cardíaca o cerebrovascular.
 
Se deben usar un glucómetro para vigilar los niveles de glucosa sanguínea y realizar examen de colesterol, triglicéridos, general de orina, urea, creatinina, revisar la presión arterial, los ojos, cuidado de los pies y remisión con el especialista cuando sea necesario. Para prevenir posibles complicaciones. 
 
Educación del paciente sobre dieta, ejercicio y cuidado de los pies, la vigilancia para reconocer los signos y síntomas de la hipoglucemia y la hiperglucemia.
 
De ser posible asistir a grupos de apoyo para diabéticos.

 
Fuentes:
http://www.who.int/diabetes/action_online/basics/es/
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/diabetes.html
http://www.diabetes.niddk.nih.gov/spanish/pubs/riskfortype2/index.aspx#aumentan